CASOS REALES: Empiezo a caminar solita

por CKS

Siempre me he sentido poco.

Mis padres no tenían tiempo para mí, tenían otros problemas. En el colegio me pegaban. Mis amistades eran superficiales, me peleaba con la gente, rabiaba por tener la razón, y mis parejas eran indiferentes, autoritarias, homosexuales... Eran hombres que siempre tenían dificultades para relacionarse, que por algún motivo no querían o no podían estar conmigo. Y yo en lugar de alejarme siempre luchaba por mantener aquello, porque creía que las cosas podían cambiar a fuerza de insistir, de entregarme.