OLGA PUJADAS, Psicoterapeuta
Barcelona

CASOS REALES: Feliz viaje a la mierda, papá

Por Karmen Orphan

¡Eres, siempre has sido un padre miserable, egoísta, burlón,
que nunca me quisiste ni dejaste que otros me quisieran.
Perro cobarde, reprimido y violento,
ratón de una mujer completamente loca
-mi madre (por llamarla de alguna manera)-
poseída por demonios febriles e insoportables;
padre cruel y farsante,
que fingiste no conocerme al teléfono,
que me insultaste, humillaste, explotaste,
que te reíste de mí
-durante años-
de todas las formas desalmadas que sólo conocen los canallas;
 payaso servil de una puta chiflada
que te ponía los cuernos con sus exnovios,
que vociferaba, amenazaba y arrojaba objetos a sus hijos,
que huía de casa en plena noche y tú
-desgraciado-
sin huevos ni amor
me enviabas a mí, sola y en la oscuridad, en su búsqueda;
tramposo graciosillo sin gracia,
fanfarrón ridículo,
mafioso barriobajero exhibiendo enormes fajos de billetes
y robando en campos ajenos,
chulo de barrio,
dictador casero;
progenitor de suburbios,
delincuente del alma,
putero sin escrúpulos,
psicópata sin corazón, 
que jamás me diste nada, ni reconociste nada, ni te disculpaste por nada,
y que en tu momento estelar me mandaste violentamente a la mierda
-A LA MIERDA-
a mí, tu hija, la única que siempre te quiso...
Eres un tipejo despreciable,.
así que déjame que ahora sea como tú y te diga que
mientras yo, obediente, me instalo para siempre en la mierda donde me mandaste,
tú te alejas de mí a igual velocidad;
corres también hacia la otra mierda (que no quiero volver a verte nunca más),
te vomito hacia una negra y remota mierda,
hacia las tinieblas exteriores de mi vida,
hacia la noche irremediable de mi olvido,
donde te niego y te reniego y te abandono mil veces,
esperando que te disuelvas para siempre en el negro polvo de la nada.
Siempre junto con tu loca hembra a la que detestas pero defiendes.

Así que... ¡feliz viaje a la mierda, papá... y mamá!