Menu Pestanas PC

viernes, 13 de octubre de 2017

Sobre la ingenuidad de los hombres

Observo con tristeza, en mi consulta y en la vida en general, hasta qué punto muchos hombres mendigan patéticamente el "amor" de las mujeres. Y lo mendigan hasta resignarse a llevar vidas  indignas, en algunos casos  incluso miserables.

He visto a hombres fuertes, respetados, trabajando en puestos bien pagados, casados con mujeres que, a sus espaldas, no dejan de criticarlos, de invitar a sus parientes y amigos (pero se niegan a que su pareja invite a los suyos), de comprarlo todo a su gusto, de despilfarrar cuanto quieren y que cada fin de semana se convierten en perfectas tiranas ordenándoles innumerables arreglos y bricolages que deben hacerse "¡ya!". Ellos callan y aguantan y, en algunos casos, se atreven a protestar sin mucho convencimiento: "¡y no me pegues!"

He visto a hombres que me vienen muy  ilusionados porque han conocido a una "mujer fantástica", pero cuando me explican los detalles de esa incipiente relación me doy cuenta al instante de su mal pronóstico: han sucumbido a una mujer evidentemente egocéntrica, dominante, fría y sin ningún amor por ellos. Hombres, que a pesar de todas mis preguntas y observaciones, no pueden verlo, lo niegan y se enfadan... Su ceguera emocional, debida a toda clase de condicionantes neuróticos, emocionales y sexuales, les hace estar dispuestos a soportar cualquier cosa (cualquier agresión, cualquier humillación, cualquier sometimiento) para no perder a su recién hallada "reina".

He visto a hombres sometidos a la enloquecedora incertidumbre de mujeres con períodos de "te quiero" y períodos de "déjame en paz", todo ello aliñado con sonoras broncas (delante de los hijos) y mal disimuladas infidelidades, hasta que ellas los abandonaban por sustitutos "mejores". Y a empresarios de éxito abandonando el control de su empresa y su patrimonio a manos de ambiciosas esposas sin ninguna formación ni currículum que nunca trabajaron. Y a hombres-esclavos cuidando casi a solas de bebés-probeta que ellos no quisieron pero ellas se empeñaron en tener, pese a vivir sólo centradas en sus ambiciones profesionales...

¿Cómo es posible que tantos hombres se aferren a estos pseudoamores femeninos, a estas falsas relaciones, a estos maltratos? Evidentemente, hay algo desesperado en ellos. Parecen sentir una necesidad inconsciente e irrenunciable de fusionarse con la sustituta de la buena madre que jamás tuvieron. O, mejor dicho, con la sustituta de la mala madre que sí tuvieron y con la que repiten todas las humillaciones sufridas. O quizá están cegados por una fantasía de cariño y sexo que esta clase de hombres imaginan en ciertas mujeres especialmente atractivas y manipuladoras. O tal vez los paraliza el terror a la soledad, a la oscuridad a la que volverían y en la que llorarían, como cuando fueron bebés desamparados, si las perdiesen. O quizá, por eso mismo, intentan hacer toda clase de "méritos" para ser queridos, para comprar ese amor indispensable que nunca tuvieron y que siempre buscan en el lugar equivocado...

Otro problema es que la sociedad actual idealiza a la mujer supuestamente "fuerte", que es, en realidad, dura, agresiva, desdeñosa, dominante. Y los hombres ingenuos las idolatran llamándolas "mujeres de carácter",  fantaseando, además, que son hipersexuales en la cama...  Lo que lamentablemente no saben es que, igual que los llamados "hombres de carácter", muchas de estas mujeres, en el fondo, desprecian a los varones y los usan como meros alivios emocionales, económicos y/o sexuales. Y muchos lo descubrirán demasiado tarde.

Es triste ver a tantos hombres inteligentes, sensibles, valiosos, atractivos, buenos, no darse cuenta de nada. Sucumbir una y otra vez a relaciones vacías y tóxicas. Son (en parte) el equivalente masculino de las mujeres maltratadas. ¡Ojalá tuviésemos una varita mágica para hacerlos despertar  a ellos y a ellas! Para ayudarles a descubrir que la única solución a todo esto es ser mucho más conscientes de nosotros mismos y de los demás, fortalecernos, crecer, dejar de ser mendigos de amor. Es la única manera de encontrar  parejas que nos valoren y nos quieran de verdad.

Porque el hambre no se sacia con más hambre, sino ¡con alimento!

10 comentarios :

  1. Son víctimas de las llamadas psicópatas narcisistas, mujeres aparentemente encantadoras, pero que realmente no tienen empatía, de cuyo encantamiento es muy difícil salir, incluso cuando la mujer en cuestión abandona a su presa por otra mejor. También hay hombres así, popularmente a ellos se les llama Don Juanes y a ellas, brujas. Gracias a personas como usted o como Iñaki Piñuel, estamos desenmascarando a muchas de ellas. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Dra en nombre de todos los hombres que estamos primero bajo la bota de nuestra madre y luego de la de nuestra mujer. Despertar no es facil pero su articulo me da fuerzas para intentarlo. Es ud. una mujer muy sabia. Muchas gracias. Fernando de Madrid.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Fernando por tus palabras y mucho ánimo con tu intento. No es bueno vivir bajo la bota de nadie! Un saludo!

      Eliminar
  3. Esto pasa a hombres y a mujeres, porque misóginos existen más q mujeres egoistas

    ResponderEliminar
  4. Muchos hombres en la situación que describes? Perdonadme. Tengo 55 casi 56 años. Debido a mi profesión y mi gusto por relacionarme con las personas he conocido a muchas mujeres y hombres y te puedo decir que situaciones como las que describes son muchísimo mas frecuente que las acusen las mujeres que los hombres. Y con la lacra de violencia machista que llega hasta el asesinato pasando por el impago de pensiones alimentencias a los hijos y las agresiones sexuales en nuestro país y en todo el mundo en general, flaco y peligroso favor haces a mujeres, hombres, menores y sociedad en general.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tatama,no sé si es usted hombre o mujer y tampoco sé si es usted abogado/a, asistenta/e social o, incluso, profesional de la psicología y atiende a mujeres y niños/as víctimas de violencia de género y otras violencias. Creo que el artículo de Olga hay que contextualizarlo en un enfoque psicólogo, puesto que el objeto de este blog es poner de manifiesto cómo nuestros comportamientos están influenciados por nuestras vivencias, carencias y la interpretación que hacemos de ellas, consciente e/o inconscientemente. En su lenguaje de usted se atisba cierto enfado y algo de prepotencia. Es innegable que hay mucha violencia hacia la mujer y hacia la infancia, pero creo que usted, honestamente, no ha entendido nada del artículo de Olga ni del blog. Lea un poco más y entierre sus prejuicios.

      Eliminar
  5. Hola Olga: Este artículo me resulta algo desconcertante, y me parece muy estereotipado, si se me permite la expresión. Casi caricaturesco. Es verdad que hay hombres que "soportan" a mujeres, en apariencia, dominantes, criticonas, etc. Como tb hay mujeres que viven bajo el dominio de "su" hombre. ¿Qué hace a ambos mantener y alimentar una relación tan extraña, Sabina, en la que, quizá, no hay un maltrato físico y/o psicológico evidente, pero sí una toxicidad palpable? Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cualquiera que busque en este blog explicaciones psicológicas no tendrá ninguna dificultad con este artículo porque entenderá que también hay hombres maltratados por sus mujeres. Muchos más de los que se dice. Ahora bien todas las que pasáis por aquí sólo para cuestionar cualquier otro punto de vista que no sea el vuestro y dejar vuestro "mensaje de género" os equivocáis y vuestros comentarios lo demuestran. La consciencia es la antítesis de la ideología. Un saludo.

      Eliminar
    2. Olga: Estoy totalmente de acuerdo contigo y con la frase con que cierras tu respuesta.Muchas gracias.

      Eliminar
  6. Que no se puede escribir del sufrimiento de los hombres, Olga. Que nos merecemos todo lo que nos pasa, que somos unos mierdad, segun muchas mujeres, eso si que es peligroso y caricatura. Excepciones como tú y alguna otra que no esta comida de tarro, anima. A mi lo que me gusta es el género HUMANO.

    ResponderEliminar

Notas:
• Tu comentario aparecerá en cuanto pueda moderarlo.
• Te agradeceré que lo escribas con tu nombre o un seudónimo.
• No aprobaré los comentarios que considere ofensivos o redactados en una linea ajena a la de este blog.
• Si no lo apruebo y deseas saber el motivo, escríbeme con tu nombre, edad y lugar de residencia a: olga@psicodinamicajlc.com
• Recuerda que este blog no es un consultorio online conmigo, ni tampoco un sustituto de la ayuda profesional que tú (o las personas que te preocupan) pudieran necesitar.
¡Muchas gracias por tu visita!