Menu Pestanas PC

martes, 20 de junio de 2017

CASOS REALES: Ya no soy tu niña buena


Ya no soy tu niña buena
por VVVV


Ilustración: VVVV 

Me recuerdas que ya no soy tu niña buena.

Que ya no te cuido, que ya no te mimo, que ya no te miro.

Me recuerdas que eres mi madre, y con cierto desatino intento encontrarte.

Pero mamá no está, sólo está para ella. Sufriendo, peleando...absorta en sus problemas.

Y yo, su niña buena, quiero rescatarla, amarla, protegerla. Hacerla flotar…aunque me ahogue con ella. Salvarla de un lugar injusto, liberarla de sus cadenas.

Me enfrento al mundo, escupo culebras, desato mi ira… ¡Mira mamá, mira si soy buena!

Mi madre me tiene, mi madre no me suelta y mientras, yo pienso… ¡qué suerte ser su niña buena!

Mientras fui tu niña buena me querías.

Mientras fui tu niña buena me abrazabas.

Mientras fui tu niña buena me besabas.

Ahora tu niña ha crecido, y siente que tu amor envenenado la mata.

Y de nuevo, aunque pase el tiempo, me reclamas. Para llenarte tú, dejas vacía mi alma.

Me escapo, me deslizo, me alejo de tu fría cama. El mundo no es un paraíso…pero tampoco el infierno que inventabas.

Me alejo y oigo tus gritos. Me giro y te veo ¿vuelvo o sigo? Vacilo. ¡La dejo abandonada!

Pienso, siento, lloro, me atormento, me siento niña mala

Y sigo el camino, largo, pesado, lleno de incomprensión y rabia.

Más adelante ya respiro, ya voy más liviana. Por fin puedo estar conmigo. Por fin, atrás puedo dejarla.

Niña buena, niña mala detrás de todo eso, sólo había una niña con un deseo: SER AMADA.

Autora: VVVV 
13 de junio de 2017

8 comentarios :

  1. Somos tantas niñas buenas porque hay tantas madres malas que solo quieren que seamos sus esclavas, para eso nos tienen. Yo tambien estoy convirtiendome en niña mala porque se que haga lo que haga no va a quererme nunca y estoy muy cansada y muy deprimida y muy enfadada pero aquí sigo y ya no pienso en hacerme daño. Gracias V.BF. Gracias Olga sobre todo por lo que dices de los TLP me marcó mucho, me entiendo mejor.

    ResponderEliminar
  2. Sapo siento tanto que hayas tenido que renunciar a la niña que podrías haber sido de no tener una madre toxica.
    Rodearse de personas alegres y sensibles también ayuda. Cómo ya sabrás tú no eras responsable de nada. No podías sanar en tu madre, algo que ya venía dañado. Y ahora como muchas otras personas, entre las que me encuentro, transitando un camino nada fácil pero poco a poco va amaneciendo.
    Un abrazo grande, grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay casi personas alegres y sensibles y menos que entiendan que ya no queremos ser buenas, nadie machacado durante años puede ser bueno si no es a costa de si mismo. No somos responsables VVVV pero lo parece, me leo una y otra vez honrarás a tus maltratadores y me consuela parece escrito para mi. Hace 2 años que no tengo contacto con mi familia, aunque me persiguen, pero aún los siento como pirañas mordiendome el corazón. Pero se que voy bien. Un abrazo.

      Eliminar
    2. Leyéndote encuentro que es cierto Sapo, muy pocas personas entienden y comprenden el camino. Más bien creo que no quieren comprender porque eso sería cuestionar a sus propios padres.
      La ceguera es que en un acto de violencia ejercido por alguien que no sea el padre o la madre, las secuelas y traumas de la víctima se respetan y se reconocen, pero no en historias como las nuestras siempre sale el discursito por parte de alguna amistad con la que erróneamente crees que te aliviará y con los familiares más de lo mismo con incredulidad: ¡anda tus padres! Ni que te hubieran maltratado. Así ¿cómo te puedes armar de valor?.

      Poco a poco con terapia, amor y paciencia, aprendes a darte lo que necesitas, a escucharte a no desgastarte e intentar explicar y gastar saliva.
      Lo que siente mi cuerpo es que cuanto menos contacto y conversaciones profundas con la familia, mejor estoy.

      Felicidades Sapo, por tus avances, por ese "sé que voy bien", porque te estás escuchando.
      Besos y nos vemos por aquí.



      Eliminar
    3. wow,wow wow me vi.... no se explicarte lo que sentí al leerlo.. pero es real si....gracias....

      Eliminar
  3. Felicidades por su artículo. con frecuencia veo el padecimiento de muchas niñas buenas en mi trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por comentar Mª Rosa, pero la autora del texto es VVVV, así la merecida felicitación va para ella. Un saludo!

      Eliminar
  4. Tengo una madre así. Y no sé cómo gestionar que está grave y se está yendo, y que aún tiene fuerzas para usar lo que le pasa no como crecimiento personal y oportunidad de hacer las cosas bien, sino de adoptar un papel de niña con sus familiares y que se entere el mundo de lo mal que está, y utilizándome o no, o lo que diablos que eso sea. Me siento muy sola, impotente , con sentimientos de mucho dolor, vacío, culpa, rabia, sensación de mucha incomprension, toda mi vida, ahora más. Yo la he intentado cuidar pero ahora ha decidido que yo soy poco o que en otros lugares esta mejor. Es mucho el tormento, me duele muchísimo que este así, la admiro incluso por como lo lleva, es muy fuerte, pero al mismo tiempo siento que no me quiere. Y no tengo fuerzas de ir al psicólogo a saber a qué terapeuta me encuentro, como en el pasado que me echaban la culpa y me hundieron con veinticuatro años. No sé, yo quiero lo mejor para ella, para todos. Me siento huérfana de toda familia, numerosa, encima ha envenenado a muchos en mi contra cuando estaba bien, y luego cuando enfermó y ahora está con ellos. Y a geces los veo como me miran. Yo no entiendo nada y espero no volverme loca con el tiempo porque lucho contra ello a todas horas, tengo gente que me quiere y me apoya, incluso amigas madres que me dicen que ella nunca fue una madre. Pero esa sensación de dolor hiriente, el alma rota, aunque luche con humor no se va. Ojalá todo se arregle en su cuerpo. Y disfrute de la vida y sea feliz. Y yo seguir con la mochila intentando buscar mi mejor versión de mi misma y ayudar a los que me necesitan de verdad...lo demás se verá por entregas, estoy muy agotada. Hay días que me cuesta hasta ducharme levantarme de la cama, con esas taquicardias de pánico nada más despertarme, ese nudo en el estomago, y ese pánico y dolor. Gracias. LYS

    ResponderEliminar

Notas:
• Tu comentario aparecerá en cuanto pueda moderarlo.
• Te agradeceré que lo escribas con tu nombre o un seudónimo.
• No aprobaré los comentarios que considere ofensivos o redactados en una linea ajena a la de este blog.
• Si no lo apruebo y deseas saber el motivo, escríbeme con tu nombre, edad y lugar de residencia a: olga@psicodinamicajlc.com
• Recuerda que este blog no es un consultorio online conmigo, ni tampoco un sustituto de la ayuda profesional que tú (o las personas que te preocupan) pudieran necesitar.
¡Muchas gracias por tu visita!