Menu Pestanas PC

lunes, 2 de enero de 2017

"Instrumental" (James Rhodes): un éxito demasiado perfecto

Por mi experiencia sé que la verdad levanta ampollas, y que cuando intentas divulgarla eres, sin excepción, rechazado. Por eso, cuando amigos y pacientes empezaron a hablarme y recomendarme este libro, cuando ví una entrevista a James Rhodes en televisión, cuando busqué opiniones y críticas sobre su libro sin hallar ninguna que lo cuestionara en lo más mínimo..., me dije: "vale, lo leeré, pero aquí hay algo que no encaja".

Porque, desde mi punto de vista, es sumamente extraño que cosas tan terribles como el abuso sexual de un niño, los daños físicos y psíquicos que le causaron, sus adicciones, sus autolesiones, los intentos de suicidio, sus psicoterapias, sus tratamientos psiquiátricos, su supuesta redención a través de la música, etc..., todo ello, si es explicado de una forma realmente sensible, profunda y consciente, pueda convertirse en un best seller. Por muchas personas que superficialmente puedan identificarse con sus terribles sufrimientos.

¿Quizá la razón de su éxito sea precisamente que "Instrumental. Memorias de música, medicina y locura", no es, en mi opinión, sensible, profundo ni consciente? A mí me ha parecido una autobiografía escrita en un estilo coloquial, muy fácil de leer, eso sí,  pero también con un lenguaje frío, pretendidamente "rompedor" y, a menudo, demasiado explícito y banal. Por algo algunos la han calificado de obra "divertidísima".

Será que tengo el sentido del humor mermado por mi profesión, pero no me hace ninguna gracia la persecución de una persona que acaba de intentar suicidarse en un centro psiquiátrico, por parte de unos enfermeros que corren para evitar que se haga más daño, como si todo ello fuese una escena de Benny Hill. Ni comparto la frivolidad con que se describe (advirtiendo antes, eso sí, que "no lo hagamos", aunque por el modo en que lo cuenta dan ganas...) las "sensaciones" que uno tiene después de autolesionarse, de lo "práctico" y "económico" que resulta, etc. Ni me divierte cómo el protagonista de tan dramática historia se burla de algunos profesionales que lo atendieron afirmando que les tomó el pelo "diciéndoles lo que querían oír, comportándose como se esperaba de él", etc., para salir cuanto antes de sus reclusiones y que ellos lo consideraran un éxito terapéutico...

También será que, con los años, me he vuelto demasiado exigente, pero no dejo de preguntarme porqué el padre de James Rhodes no aparece en el libro. Por qué su madre sólo es mencionada en un par de líneas para decir "lo buena que fue" y que "hizo lo que pudo dadas sus circunstancias", y que también estaba en "tratamiento" (¿de qué?), y que "nunca se dio cuenta de nada"... Algo increíble dado que, en otro momento, se relata cómo una profesora que sí notó que el niño estaba muy asustado, que algo grave le estaba ocurriendo, se lo contó a la madre y ésta no hizo nada para salvarlo. Como tampoco se aclara por qué un niño tan pequeño se sintió atraído por un hombre mayor, y por qué, aunque fue violentamente abusado por éste durante años, nunca tuvo a "nadie" que lo supiera, ni "nadie" a quién contárselo, etc.

Será que me gustaría que el mundo fuera más consciente y mejor, y que se diera cuenta que repetir una y otra vez historias de terror sobre maltrato no sirve para nada. Es como quejarse del hambre en el mundo sin denunciar y resolver las injusticias que la motivan. El maltrato es siempre el síntoma, el fruto, una secuela más de un problema mucho más grave y terrible que jamás se menciona. Por eso, cuando leo un libro así, que se vende como rosquillas y se considera "la mejor denuncia sobre el abuso sexual infantil que se ha escrito"; y cuando observo que el propio protagonista no se hace la menor pregunta sobre sus padres, sus relaciones familiares, etc., limitándose a meras descripciones sintomáticas, perfectamente inútiles para él y para todos los que con él se identifican... siento una profunda tristeza. Porque compruebo, una vez más, hasta que punto somos alérgicos a la verdad, nos limitamos a señalar lo obvio, y nos obstinamos en ignorar que un niño que no ha sido querido y cuidado por su MADRE y por su PADRE resultará tan gravemente deprivado que podrá buscar el afecto en cualquiera que le haga el menor caso, convirtiéndose así en la víctima perfecta para cualquier abusador o psicópata y, tal vez después, convirtiéndose él mismo en el maltratador perfecto.

Pero revelar estas cosas, la realidad, es señalar lo que nadie quiere ver y no es, por tanto, comercial. Y por eso, en mi opinión, "Instrumental. Memorias de música, medicina y locura" sí lo es. Porque las obras realmente sinceras ni siquiera suelen publicarse.

10 comentarios :

  1. Yo no he leido el libro, pero por todo lo que voy viendo me parece un listillo... Como esos personajes de Tele 5 que viven del cuento durante años por cosas que además no son como ellos dicen. Callarse cosas es mentir y por un solo tornillo se cae el avion... además, ¿quien dice la verdad en una AUTObiografía, je. je! Asi que me ha encantado tu artículo Olga.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, Rango, las autobiografías son, casi siempre, relatos sesgados sobre uno mismo. Porque si uno no ha hecho terapia en serio, no se conoce y ni sabe los porqués de lo que le ha ocurrido ¿cómo va a escribirlo? Y si lo sabe, lo ha trabajado y trascendido ¿para qué va a escribirlo? El otro día alguien me decía que promocionar un libro con una supuesta "curación" te convierte al instante en una especie de mesias de la autoayuda y todos los que buscan fórmulas fáciles empiezan a seguirte... Tal vez sólo se trate de eso.

      A mi también me encanta que te pases por aquí.

      Gracias

      Eliminar
    2. Hay que recordar que, en general, una autobiografía es, ante todo, una obra literaria. No es la realidad, sino que la representa de algún modo. Y en cuanto obra, tiene que buscar sostenerse sobre "pilares" que a veces se alejan de la realidad para poder mostrar mejor la perspectiva que el autor pretende transmitir.
      El análisis que has hecho me parece brillante, ahora bien, ¿crees que no puede haber motivos para escribir (en particular una autobiografía) si no es por un conflicto que no se ha resuelto en terapia?

      Me encanta cómo has interpretado a partir de lo que está ausente en la obra.

      Un saludo, Titilandum

      Eliminar
    3. Cierto, Titilandum. Casi todas autobiografías acostumbran a escribirse por algo y la información que contienen está destinada a este fin. Si el autor realmente hubiera vomitado y aliviado sus malestares en terapia, si estuviera en "paz", posiblemente se dedicaría a vivir, no a contar su vida. Por eso este caso es tan llamativo, porque lo que narra y como lo narra, es contradictorio con lo que dice haber conseguido... Y que quieres que te diga, dar esperanzas vanas a personas que sufren no me gusta nada... el humo nunca ha aliviado el dolor emocional de nadie... de ahí el análisis.

      Muchas gracias por tu comentario y por tus afectuosas palabras! Besos!

      Eliminar
  2. Yo si leí el libro y coincido con vosotros. Fui abusado de pequeño y se eso no se arregla con el arte, el infierno sigue ahí si no buscas ayuda y trabajas duro. Y me molesta esta especie de alianza entre abusados, a los que no se puede criticar por haber sufrido y que nos venden, no se si a posta o no, falsas curaciones. A mi James Rhodes no me representa, yo ya no tengo ganas de morir y se lo que cuesta llegar hasta aquí. Un abrazo Olga, eres muy inteligente y muy maja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tú, Andrés, un chico muy cariñoso y que sabe muy bien que no se puede mejorar sin una enorme valentía y muchísimas ganas de saber la verdad. Y sí, hay temas de los que parece que no se puede hablar, es la nueva censura en nombre del sufrimiento y de una nueva tendencia de la psicología actual que consiste, no en ayudar a concienciar (en la medida de lo posible) al paciente para que crezca, sino en (como me decía una colega) en hacerle "feliz"... Besos Andrés!

      Eliminar
  3. No lo he leído pero lo he tenido en mis manos muchas veces a punto de hacerlo. Algo me decía que no. Coincido contigo Olga. Es una pena que se siga perpetuando el maltrato a los niños y se estigamtice ir al psicólogo o al psiquiatra. Como sociedad nos boicoteamos. Ni en el cine ni en la literatura se encuentran historias donde el arco de transformación de los personajes pase por un trabajo serio de sanación. Todavía no se visibiliza. Muchas gracias Olga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Sonia y por eso algunas personas vienen a terapia como el que va a un "ritual", como si los terapeutas tuviéramos una varita mágica para eliminar los sufrimientos, sin que ellos tengan que hacer nada, simplemente venir... Por cierto te/os recomiendo una pelicula en la que se puede entrever el duro trabajo que es una terapia y la imprescindible alianza terapéutica que se necesita para afrontarlo: "Nunca te prometí un jardín de rosas" podéis verla completa aquí: https://www.youtube.com/watch?v=FXhwSm4RqU8 Muchas gracias por tu interesante comentario, Sonia!

      Eliminar
  4. Yo he leído el libro hace meses y me pasó una cosa curiosa: no me lo creí. No quiero decir que esos hechos no hayan sucedido, sino que me dio la sensación de estar en manos de un manipulador mientras leía la novela. Me venía a la cabeza sus referencias a su periodo en el mundo financiero y lo dotado que estaba para "engañar" a los clientes, y la autobiografía me pareció una continuidad de ello.
    Otra cosa es la persona como producto: no es un gran pianista (es bueno) pero es una estrella del mundillo, al juntar abusos-música como salvación- superación.
    En cualquier caso, sí que creo que es una persona dañada, indudablemente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena observación, anónimo, el engaño, la manipulación es una "habilidad" que sólo se da en personas muy dañadas y sin capacidad para vincularse en profundidad, que tienden a ver a los demás como objetos de los que obtener lo que necesitan... Tal vez por eso su escrito me pareció tan frio y me desagradó tanto su supuesta "claridad" y humor, me estaba sintiendo engañada... Te agradezco el comentario, me has hecho profundizar un poco más en el asunto. Gracias!

      Eliminar

Notas:
• Tu comentario aparecerá en cuanto pueda moderarlo.
• Te agradeceré mucho que lo escribas con tu nombre o un seudónimo, y en tono respetuoso.
• Si no es aprobado y deseas saber el motivo, escríbeme con tu nombre, edad y lugar de residencia a: olga@psicodinamicajlc.com
• Recuerda que este blog no es un consultorio online conmigo, ni tampoco un sustituto de la ayuda profesional que tú (o las personas que te preocupan) pudieran necesitar.
¡Muchas gracias por tu visita!