Menu Pestanas PC

miércoles, 22 de abril de 2015

El peso de la infancia

Personalmente, no tengo la menor duda: somos una pieza de barro minuciosamente modelada por nuestra madre y después decorada por nuestro padre y por el resto de personas con las que nos relacionamos. Somos la obra de todos ellos. Y esa obra puede ser cálida y hermosa, o terriblemente desgraciada.

Por eso nunca me acostumbro a la tendencia de la Psicología actual, siempre obviando el decisivo peso de la infancia. Siempre con esas sentencias tipo "agua pasada no mueve molino", "el pasado ya pasó", "tus padres no supieron hacerlo mejor, perdónalos", "tienes que responsabilizarte de ti mismo", etc. ¡Es como si Freud y demás exploradores de la vida afectiva de los seres humanos no hubieran existido nunca! A todas luces, la Psicología dominante ha decidido renunciar a todas las preguntas y limitarse a poner parches conductistas y vendas cognitivas en las heridas de las personas.

Sin embargo, en la infancia -y, por extensión, en la biografía emocional de las personas- siguen hallándose todas las respuestas. Conocer lo más a fondo posible la vida de alguien nos proporciona, en efecto, innumerables claves para entender y aliviar la mayoría de sus sufrimientos. Y, por supuesto, ayudar al sujeto a descubrirlas si quiere, a conocerse a sí mismo, es crucial. Para ello sólo haría falta una generación de terapeutas lúcidos y afectuosos que hubiesen recorrido su propio camino interior y, por ello, no temiesen consciente o inconscientemente el dolor de los demás.

De momento, desgraciada y paradójicamente, todavía hay demasiados terapeutas asustados que niegan el derecho de sus pacientes a determinados sentimientos (p.ej., el odio a los padres, el odio a los hijos, etc.). Estos terapeutas sólo son comerciantes de vendajes.

Pero, como escribió Alice Miller: "En la lucha contra las enfermedades psíquicas, únicamente disponemos, a la larga, de una sola arma: encontrar emocionalmente la verdad de la historia única y singular de nuestra infancia". ("El drama del niño dotado").

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Notas:
• Tu comentario aparecerá en cuanto pueda moderarlo.
• Te agradeceré que lo escribas con tu nombre o un seudónimo, y en tono respetuoso.
• Si no es aprobado y deseas saber el motivo, escríbeme con tu nombre, edad y lugar de residencia a: olga@psicodinamicajlc.com
• Recuerda que este blog no es un consultorio online conmigo, ni tampoco un sustituto de la ayuda profesional que tú (o las personas que te preocupan) pudieran necesitar.
¡Muchas gracias por tu visita!