Menu Pestanas PC

domingo, 4 de septiembre de 2016

El síndrome del salvador

Todos sabemos que hay personas, sobre todo mujeres, que viven siempre ocupándose y preocupándose por los demás (familia, pareja,  cuestiones sociales, animales...). Personas que se embarcan en todo tipo de cruzadas y por lo que, en principio, podrían parecer admirables, pero que, vistas con ojos psicodinámicos, no lo son. Por eso las llamamos "salvadoras". Porque se trata de  neuróticos/as afectados por una especie de "síndrome del salvador".

Lo primero que observamos en ellas es que tienden a olvidarse de sí mismas, no muestran contacto con su interior, con sus verdaderos sentimientos y necesidades. Suelen expresarse con dificultad porque ignoran lo que sienten, y también sufren una gran inseguridad inconsciente por miedo al abandono. Por eso toda su vida es una representación, son como creen que los demás esperan que sean. Este priorizar las necesidades ajenas sobre las propias, aunque aparentemente les proporciona una cierta paz y bienestar, en el fondo también les genera un gran resentimiento. Como sus exagerados sacrificios (que inconscientemente van contabilizando) nunca son lo bastante correspondidos, su rencor no disminuye.

Las personas salvadoras necesitan prestar ayudas, que a menudo nadie les pide, para crear dependencias. Son neuróticos sobreprotectores que se anticipan a los deseos de los demás, que asumen responsabilidades por ellos, etc..., buscando así  ser valorados, queridos, afirmar su ego, su narcisismo, etc. Dicho de otro modo, intentan comprar amor. Pero, a pesar de las apariencias, son personas que no dejan crecer a sus "protegidos", porque  los necesitan frágiles y desvalidos para seguir anestesiando sus malestares íntimos con ese hiperactivo "altruismo".

El salvador, con su inagotable generosidad y sin saber atender sus propias carencias ni pedir ayuda para sí mismo, tiende a establecer relaciones íntimas disfuncionales con otras personas aún más débiles que ella, para "rescatarlas". Por eso habitualmente se relacionan e incluso se emparejan con personas infantiles, adictas, atormentadas... Sin embargo, como decíamos, las saboteará inconscientemente si tales personas intentan crecer. Para el salvador es vital sentirse necesitado. No perder su rol de "imprescindible".

El origen del síndrome del salvador, como el de toda neurosis,  lo hallamos en la infancia. Comienza cuando algún familiar (madre, padre, hermano, etc.), por distintos motivos conscientes o inconscientes, empuja al niño a comportarse de un modo u otro como adulto, a responsabilizarse de tareas que no le corresponden, a asumir los cuidados por el bienestar físico y/o emocional de aquél, etc. El niño se ve obligado entonces a renunciar a sí mismo, a "adaptarse" a las necesidades de los demás si quiere ser aceptado, sin recibir él mismo las atenciones y amor que tanto necesita... Se convierte, en otras palabras, en una víctima de violencia invisible. Alguien a quien le han robado la infancia.

Por eso el salvador tiene muy baja autoestima y hondos sentimientos culpa. Se siente culpable cuando no consigue "hacer feliz" al otro. Tiene miedo de ser rechazado o castigado si no hace lo que debe a los ojos de los demás (que ha convertido en los suyos propios). Y, aunque necesita muchísimo afecto y reconocimiento, como no cree merecerlos, aunque sí los encuentre le resultará muy difícil aceptarlos y disfrutarlos. Y en muchas ocasiones incluso les incomodará... El salvador es  un hambriento que no sabe comer. 

Por tanto, de nada sirve repetir a los salvadores -esos grandes enfermos de esperanza- que dejen de esforzarse en exceso por los demás. Es como insistir a los adictos que dejen de consumir sus drogas, etc. ¡Tales son precisamente las únicas formas que, al menos temporalmente, conocen para aliviar sus carencias! En psicoterapia es fundamental que el salvador llegue a descubrir que sus agotadoras y frustrantes relaciones "salvador-rescatado" no son fruto de la casualidad o la mala suerte, sino una repetición de lo que ya hizo en su infancia, cuando luchó desesperadamente por conseguir el amor de su familia tóxica mediante sacrificios que nunca le correspondieron. Sin esta comprensión profunda, y las decisiones prácticas que puedan derivarse de ella, todo lo demás no será sino un círculo sin fin de quejas y sufrimientos.

2 comentarios :

  1. Yo padezco de sindrome de salvador, puedo gastar horas de pensamientos compulsivos en tratar de "arreglar" la vida de los demás (en mi cabeza) y dirigir qué deberían hacer para "mejorar sus vidas" ...es agotador... como bien dicen: el infierno esta lleno de buenas intenciones ... Hace 2 días pasó algo que me ha dejado dando vueltas y ha acallado esos pensamientos incesantes... Mi pareja estaba de cumpleaños y nos tomamos la tarde para salir, ademas este viernes tengo que entregar un trabajo ... y yo estaba ansiosa por "cumplir" con ambos - pareja y trabajo ... y él me dice: Haz tu trabajo y después salimos, yo necesito que salgamos los dos tranquilos y disfrutemos el día y tú andas nerviosa por hacer tus diapositivas ... a mí no me tienes que cumplir nada"... y yo plop... primero por que me sentí acogida y segundo porque la pasamos hermoso cuando salimos ... Y ahora que en paralelo a todo esto tengo conflictos con mi abuela y mi padre que viven juntos toxicamente y me he desgastado por meses pensando en mi cabeza: "que tengo que hacer yo para arreglarles la vida"... estoy ejercitando no hacerlo... hacer una dieta de pensamientos por decirlo de alguna manera ... y me alivia ... ellos son lo que son/ Y cuando dejo de pensar en los otros, me quedo solo conmigo, puedo empezar a cuidarme yo que me tengo bien dejada por lo mismo...pero hay que ejercitarlo (porque la tentación es grande y la carne es débil y sé que puedo caer en salvaciones varias)
    Gracias por este Blog Olga!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Olga. Me has ayudado con este articulo comprender mi condicion. Si padezco sindrome de salvador. Intento controlarlo...covenciendome logicamente que riesgo de no recibir reconocimiento y agradecimiento es enorme!! Pero al final mi latente necesidad de salvar alguien se hace realidad, y o mi intento esta ignorado o mal recibida, incluso malinterpretado...y acabo inevitablente odiando a persona que ignoro mi intento de ayuda, porque se cree, que es mas que yo. Eh...soy un neurotico comun.

    ResponderEliminar

Notas:
• Tu comentario aparecerá en cuanto pueda moderarlo.
• Te agradeceré que lo escribas con tu nombre o un seudónimo, y en tono respetuoso.
• Si no es aprobado y deseas saber el motivo, escríbeme con tu nombre, edad y lugar de residencia a: olga@psicodinamicajlc.com
• Recuerda que este blog no es un consultorio online conmigo, ni tampoco un sustituto de la ayuda profesional que tú (o las personas que te preocupan) pudieran necesitar.
¡Muchas gracias por tu visita!