Menu Pestanas PC

miércoles, 10 de febrero de 2016

CASOS REALES: A veces, sólo a veces

"... la Verdad da asco y hay que vomitarla para curarse"

Por Neo Miller

Martes, 6 de Noviembre de 2013

A veces, sólo a veces, la vida se te para con 36 años por un trastorno de sueño y tras dos años de médicos nadie sabe qué tienes, te incapacitan y te dan por desahuciado.

A veces, sólo a veces, empiezas a curarte con acupuntura y vuelves a recaer de vez en cuando.

A veces, sólo a veces, leyendo libros de medicina psico-somática empiezas a entenderlo.

A veces, sólo a veces, empiezas a vivir tu vida y tu familia empieza a reclamarte que vuelvas.

A veces, sólo a veces, escribes a tu padre que tu vida es tuya y te retira la palabra un año.

A veces, sólo a veces, al dejar de ser la pata que sostiene el taburete, tu madre contrae un cáncer.

A veces, sólo a veces, te niegas a volver a participar en la farsa y claro, hay que ver cómo eres.

A veces, sólo a veces, se llega al chantaje emocional (Me muero porque no estás aquí) y como no puedes más huyes para que no te destrocen más y eres tú el que no estás centrado, claro.

A veces, sólo a veces, tras la muerte de tu madre tu padre te pide hacer las paces y aceptas y claro, todo vuelve a ser como antes y recaes.

A veces, sólo a veces, como comprendes que no se ha hablado del problema decides poner las cartas sobre la mesa y entonces descubres que no se trataba de hacer las paces: de lo que se trataba es de volver a lo de antes. Se te dice que se te retiró la palabra por no dejar tu vida para ocuparte de tu madre y ves que se considera justificado haber pasado la vida machacándote.

A veces, sólo a veces, comprendes que nunca habrá forma de arreglar nada porque no se quiere arreglar nada, lo que se quiere es que vuelvas al sitio que decidieron para ti.

A veces, sólo a veces, ayudas a una chica víctima de maltrato y comprendes que es también tu caso. O lees “El acoso moral” de Marie France Hirigoyen y lo entiendes todo. O llegas a la web Foros del Mobbing (Acoso familiar) y lo comprendes todo. Comprendes que creciste en una cárcel y que por haberlo visto desde siempre había que silenciarte. Que has sido el chivo expiatorio. Y que mientras tú has reventado como el saco de boxeo / vertedero de mierda en que te convirtieron tu padre por supuesto es un caballero, tu madre fue una santa y tus hermanos los hijos perfectos: calladitos.

A veces, sólo a veces, descubres entonces que tus síntomas son los del Hipersomnio Idiopático (ver Google) pero que de Idiopático (de causa desconocida) nada: son secuelas de estrés post-traumático.

A veces, sólo a veces, algo se rompe entonces en ti y empiezan a salir ríos de lágrimas y de rabia negra contenida durante años porque claro “no llores”, “no des disgustos a tu padre” pero, eso sí, “sálvame”. Y poco a poco, a medida que todo eso va saliendo, comienzas a sentirte mejor.

A veces, sólo a veces, ya con 44 años, empiezas a recoger y limpiar los trozos que quedan de ti y a intentar recomponerte. Y duele, vaya si duele, pero no hay otro camino. Y estoy decidido a salir.

A veces, sólo a veces, la Verdad da asco y hay que vomitarla para curarse. Esto es sólo el comienzo.

PD: Afortunadamente esto pasa sólo a veces. Pero incluso una sola vez es demasiado. No debería ocurrir jamás. STOP MOBBING.

Neo Miller

5 comentarios :

  1. Felicidades Neo Miller por ser ejemplo vivo de alguien que ,como decía Alice Miller, ha logrado "salir de un largo sueño".

    Una chiva expiatoria en proceso de liberación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Sonia. Acabo de ver este comentario tuyo tan agradable y me has alegrado el día. En realidad, si bien he salido de la dinámica familiar, aún no he salido del todo (en el sentido de que aún sigo intentando recuperar mi salud, tras las secuelas de la "paliza"). Pero bueno lo principal ya está hecho y lo demás ya vendrá. Me encanta tu "firma", que lo sepas. ;-) Un abrazo. Neo.

      Eliminar
  2. ¡Gracias a todos por vuestra sinceridad! Gracias por hablar de «lo que se ha de callar por siempre jamás». Sois un ejemplo, una grandísima ayuda. Gracias por vuestra enorme valentía.
    No sólo no somos malas personas o «malos hijos»; no somos unos mierdas, unos desastres, unos inútiles, unos melodramáticos, etcétera, SOMOS UNOS AUTÉNTICOS HÉROES, LUCHADORES Y SUPERVIVIENTES, por mucho que nos hagan luz de gas (https://es.wikipedia.org/wiki/Hacer_luz_de_gas).
    Como Neo, como Sonia y Anónimo, como tantísimos otros, vamos a seguir adelante, no los vamos a escuchar más, no vamos a picar sus anzuelos, vamos a irnos de esas no-familias sin echar la vista atrás, y ¡allá se las compongan entre ellos! No los hemos de proteger a ellos. NOS HEMOS DE PROTEGER A NOSOTROS.
    Reconocemos la auténtica ORFANDAD. Y nos vamos de ahí aunque el entorno de la familia no lo pueda o quiera entender —y probablemente no puedan, porque también están manipulados con mentiras sobre nosotros.
    Vamos a irnos aunque nos llueva más incomprensión del entorno. Eso también lo vamos a soportar, como hemos podido soportar solitos, desde bien pequeñitos, el acoso, las humillaciones, las crueldades, el desprecio y la falta de respeto, de apoyo y de amor verdadero. Eso solo será un hito en el camino de salida, que cada vez está más cerca. Y nos iremos sin enzarzarnos en explicaciones. ¡Que crean lo que quieran! Ese no es nuestro problema. El «mal hijo» se va. ¡Adiós!
    El patito hermoso y cojito se aleja renqueando, sacando fuerzas de flaqueza, como tantas veces ha hecho. El patito se aleja de la manada de cerdos y gallinas bizcas que lo apalean por no ser como ellos. Se va porque no es su saco de mierda.
    El patito es dulce y precioso, es comprensivo y bueno —algo que no pueden soportar los cerdos y las gallinas rastreras—. El patito es un valiente, es auténtico y bonito.
    En su camino, poco a poco, el patito cojito irá recobrando fuerzas. Comerá a la sombra de los árboles fecundos. Será reconocido por sus iguales, que lo aprecian y lo quieren, y disfrutará con ellos. Y jamás, jamás, volverá a escuchar los cantos de sirena que lo reclamarán, intentando dar pena, porque ¿cómo van a hacer los cerdos de su no-manada sin su saco de mierda? Ni lo sabemos, ni nos importa.
    ¡Adèu!

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias a ti, Patito bonito, por subir este comentario. Un fuerte abrazo. Neo.

    ResponderEliminar

Notas:
• Tu comentario aparecerá en cuanto pueda moderarlo.
• Te agradeceré que lo escribas con tu nombre o un seudónimo, y en tono respetuoso.
• Si no es aprobado y deseas saber el motivo, escríbeme con tu nombre, edad y lugar de residencia a: olga@psicodinamicajlc.com
• Recuerda que este blog no es un consultorio online conmigo, ni tampoco un sustituto de la ayuda profesional que tú (o las personas que te preocupan) pudieran necesitar.
¡Muchas gracias por tu visita!