Menu Pestanas PC

miércoles, 1 de octubre de 2014

Los hermanos

Sabemos que los padres neuróticos causan daños a los niños. Pero esta influencia varía mucho, agravándola o aligerándola, según el número de hijos. Obviamente, no es lo mismo ser hijo único que tener varios hermanos. No es lo mismo ser el mayor que el menor o el mediano. Tampoco es igual ser el preferido de los padres que ser la "oveja negra". Ni haber nacido en los tiempos felices de los padres que cuando éstos ya sólo querían separarse.... Etc... El número y la posición ocupada entre los hermanos "reparte" y diversifica los conflictos de cada niño.

Por ejemplo, atendiendo sólo a la edad, sabemos que, en general, el primer hijo suele experimentar la llegada del segundo como un "destronamiento". El segundo suele sentir celos del mayor porque, a los ojos de los padres, es más "fuerte" y "adulto". El tercero puede ser el más "consentido" por ser el benjamín  pero, precisamente por eso, también puede sentirse particularmente solo e incomprendido. Cuando hay varios hermanos, los mayores suelen "cuidar" de los menores (lo que puede crear resentimientos mutuos), y también suelen formarse alianzas, rivalidades o distanciamientos según las  circunstancias. Entre los hermanos de padres ya separados, o cuando hay hermanastros, surgen otros problemas. Etc... En condiciones tan diferentes, es fácil entender que la neurosis parental (dominio, malos tratos, favoritismos, manipulaciones, negligencias... ) y sus secuelas sobre los hijos (en forma de miedos, odios, apegos, celos, envidias, bloqueos...) pueden ser muy distintas en cada niño.

Los hijos menos nutridos por el amor de sus padres y/o de otros hermanos resultarán los menos resistentes a los conflictos familiares y, por tanto, los aparentemente más "débiles". Ello los convertirá en "ovejas negras", es decir, en chivos expiatorios de todas las tensiones familiares, de modo que resultarán los hijos más "raros" o "inadaptados" de la familia, o  los más "trastornados" mentalmente. Los demás se apiñarán y defenderán incluso violentamente contra tales marginados, que, a la larga, necesitarán ayuda psicológica o incluso psiquiátrica. ¡Y casi nadie "entenderá" sus motivos!

En suma, podemos decir que:
1. La mayoría de padres, consciente o inconscientemente, suelen tratar de modo diferente a cada hijo.
2. Cuantos más hermanos hay, menos afectos y atenciones recibe cada uno por parte de los padres.
3. Las diferencias de trato dependen, entre otras cosas, de:
    a) sexo de cada hijo
    b) edad (y diferencia de años de cada hermano)
    c) circunstancias de cada crianza (p.j. amor/vínculo de cada progenitor, felicidad mutua de éstos, situación sociolaboral y económica, enfermedades...)
4.  Los hermanos que no se identifican o no se someten a la neurosis familiar son convertidos en "ovejas negras", con problemas psicológicos significativos.

¿Cómo se pueden mejorar las relaciones familiares? Obviamente, con la fórmula que habitualmente repetimos: amor y consciencia. Con muchísimo amor y consciencia. Lo que, desgraciadamaente, sólo puede conseguirse con el mejor conocimiento posible (a menudo, con ayuda terapéutica) de nosotros mismos.

5 comentarios :

  1. Ivanova Perez..soy psicóloga...tu blog es genial, sin desperdicios...

    ResponderEliminar
  2. Hola, Olga.
    ¿Cabría hacer alguna mención especial sobre los hermanos gemelos, sin más hermanos?
    Ya que no tienen diferencia en edad, ni sexo, ni circunstancias de crianza... ¿con base en qué podemos explicar que uno desarrolle más neurosis que el otro? ¿En función del temperamento infantil, los padres empezarían a tratar a uno de manera diferente que al otro?¿

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los gemelos, Anónimo, no son clones. Y por lo tanto tienen diferentes temperamentos, diferentes experiencias familiares, diferentes relaciones, diferentes vidas y por lo tanto su salud emocional también será distinta. Creo que queda perfectamente explicado, sin necesidad de hacer mención a este tipo de casos (a no ser que se trate de un símil para rebatir la argumentación del artículo) cuando digo: 1. La mayoría de padres, consciente o inconscientemente, suelen tratar de modo diferente a cada hijo. Un saludo.

      Eliminar
    2. Gracias, Olga.
      Para nada mi intención estaba puesta en rebatir.
      Más bien tenía la sensación de que, con tu comentario, reforzarías aún más mi confianza en tus palabras. Es decir, que te preguntaba porque me parece que todo lo que dices tiene mucho sentido y simplemente quería saber si podías aportar algún matiz más al caso de los gemelos que me enriqueciera aún más en mi caso particular.
      Pero reconozco que el resto del artículo explicaba muy bien que cada hijo puede recibir un trato totalmente diferente por parte de sus padres en función de muchas variables, entre ellas el temperamento. Pero también, fue mi sensación, se hacía bastante mención a circunstancias distintas de nacimiento y crianza.
      En definitiva, solo quería precisar un poquito en el tema de los gemelos, ya que a veces me cuesta creer que realmente mi forma (neurótica) de ser no se deba únicamente a mí, que sea MI culpa, sino que haya habido un trato diferente por parte de mis padres.
      Evidentemente, es cosa de dos. Y simplemente buscaba un poco de autoafirmación, supongo.
      Gracias por responder a pesar de todo.

      Eliminar
    3. Disculpa el malentendido y la dureza de mi respuesta, Anónima. No es tu caso, pero este tipo de símiles los utilizan mucho los que quieren demostrarnos, a toda costa, que los padres no tienen ninguna responsabilidad en como les "salen" los hijos... Gracias a ti por volver a intervenir y sacarme del error. Besos!

      Eliminar

Notas:
• Tu comentario aparecerá en cuanto pueda moderarlo.
• Te agradeceré que lo escribas con tu nombre o un seudónimo, y en tono respetuoso.
• Si no es aprobado y deseas saber el motivo, escríbeme con tu nombre, edad y lugar de residencia a: olga@psicodinamicajlc.com
• Recuerda que este blog no es un consultorio online conmigo, ni tampoco un sustituto de la ayuda profesional que tú (o las personas que te preocupan) pudieran necesitar.
¡Muchas gracias por tu visita!